Cómo saber si la lactancia materna está yendo bien:

La Organización Mundial de la Salud (OMS) enfatiza la importancia fundamental de la lactancia materna como el método óptimo de alimentación para los recién nacidos y lactantes. La lactancia materna no solo proporciona los nutrientes esenciales para el crecimiento y desarrollo saludable del bebé, sino que también ofrece beneficios significativos tanto para la madre como para el niño a lo largo de toda la vida.

Según las directrices de la OMS, se recomienda la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida del bebé, seguida de la introducción gradual de alimentos complementarios, mientras se mantiene la lactancia materna hasta al menos los dos años. Este enfoque nutricional tiene un impacto positivo en la salud inmediata y a largo plazo, contribuyendo a la prevención de enfermedades y al fortalecimiento del vínculo emocional entre la madre y el hijo.

Cambios en el cuerpo de la mamá:

  1. Cambios en el tamaño: Es común que el tamaño del pecho aumente hasta dos tallas.
  2. Color de la aureola: La aureola tiende a volverse más oscura durante la lactancia.
  3. Calostro: La primera leche es el calostro, que es amarillento y acuoso. Es esencial para el bebé.
  4. Subida de leche: En el segundo o tercer día, la leche materna aumenta. Pueden surgir durezas y bultos; se recomienda masajear la zona de la aureola para mejorar el agarre, con técnicas como la presión inversa suavizante y masajes hacia el pezón.
  5. Relación succión-producción: Cuanto más succión haya, más producción de leche se estimula.
  6. Dolor en la lactancia: Dar el pecho no debería ser doloroso. Al principio, puede haber sensibilidad, pero esto disminuirá con el tiempo.

Cambios en el bebé:

  1. Demanda de pecho: El bebé debería demandar el pecho regularmente. Si no lo hace, es importante establecer una rutina de 8-12 tomas en 24 horas.
  2. Señales de hambre: Los movimientos de cabeza, chupar el puño y los movimientos de la lengua son signos de hambre en el bebé.
  3. Respuesta al llanto: Si el bebé llora mucho y parece enojado, puede ser que no acepte el pecho en ese momento. Ofrecer el pecho cuando esté más tranquilo y practicar el contacto piel con piel puede ayudar a calmar al bebé.
  4. Soltar el pecho: Si el bebé suelta el pecho por sí mismo, es una señal positiva. Algunos bebés pueden alimentarse y dormir al mismo tiempo, lo cual es normal y bueno.
  5. Peso del bebé: En los primeros días, es normal que el bebé pierda entre 7-10% de su peso inicial. Después de este período, debería comenzar a ganar peso.
  6. Deposiciones: Observar las deposiciones del bebé es crucial. Debe haber un cambio de meconio (las primeras heces) a heces más regulares y de color amarillo.

Estas pautas pueden servir como indicadores para asegurarse de que la lactancia materna está yendo bien tanto para la madre como para el bebé.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *