[]

Pies cavos en niños

¿Qué son los pies cavos?

Los pies cavos, también conocidos como pie cavo o pie de arco alto, es una condición en la que el arco del pie tiene una curva excesiva o elevada. A diferencia de los pies planos, en los que el arco es más bajo o incluso está ausente, los pies cavos tienen un arco más pronunciado de lo normal.

Esta condición puede ser congénita (presente desde el nacimiento) o adquirida debido a diversas causas, como lesiones, enfermedades neuromusculares, trastornos genéticos o condiciones médicas subyacentes. Los pies cavos pueden afectar a uno o ambos pies y pueden variar en gravedad de leve a grave.

¿Cuáles son los síntomas más comunes de los pies cavos?

Los síntomas comunes asociados con los pies cavos incluyen:

  • Arco elevado y pronunciado.
  • Dolor en el pie, especialmente en el arco o el talón.
  • Dificultad para encontrar calzado adecuado que se ajuste correctamente.
  • Rigidez o inflexibilidad en el pie.
  • Inestabilidad al caminar o dificultad para mantener el equilibrio.
  • Callosidades o durezas en áreas de presión excesiva.
  • Problemas con la función del pie, como dificultad para caminar largas distancias.

Pies-cavos

¿Qué tipos de pies cavos existen?

Existen diferentes tipos de pies cavos según la forma y la distribución de la curva del arco. Estos son algunos de los tipos más comunes:

  • Pie cavo flexible: Es el tipo más común de pie cavo. En este caso, el arco del pie se eleva excesivamente cuando se está de pie o caminando, pero se puede aplanar al estar sentado o al apoyar el pie. Estos pies cavos flexibles generalmente no causan dolor y no requieren tratamiento a menos que estén asociados con otros problemas.
  • Pie cavo rígido: En este tipo de pie cavo, el arco está elevado tanto en posición de carga como en reposo. Los pies cavos rígidos son menos comunes y suelen estar asociados con deformidades óseas, rigidez articular y problemas biomecánicos más graves. Pueden causar dolor y dificultades al caminar.
  • Pie cavo varus: Este tipo de pie cavo presenta una desviación hacia adentro del talón o del retropié. El arco elevado se asocia con una inclinación hacia afuera del antepié. Esta combinación de deformidades puede provocar desequilibrios en la distribución del peso y afectar la marcha.
  • Pie cavo equinovaro: Se trata de una condición más severa y menos común en la cual el pie tiene un arco muy alto y está invertido o doblado hacia adentro. Este tipo de pie cavo está presente desde el nacimiento y puede estar asociado con problemas neuromusculares o genéticos.

¿Cómo se trata el pie cavo?

El tratamiento del pie cavo depende de la gravedad de la condición, los síntomas asociados y las necesidades individuales del paciente. Lo ideal, es acudir a un podólogo experto en el área. Aquí hay varias opciones de tratamiento que se pueden considerar:

  • Plantillas ortopédicas o soportes de arco: Estos dispositivos son utilizados para proporcionar soporte adicional al arco del pie y redistribuir la presión. Las plantillas ortopédicas se adaptan a medida y pueden ayudar a aliviar el dolor, mejorar la estabilidad y prevenir la progresión de la deformidad.
  • Calzado adecuado: Es importante usar zapatos que se ajusten correctamente y brinden un buen soporte al arco del pie. Los zapatos con soporte de arco incorporado o aquellos que permiten el uso de plantillas ortopédicas pueden ser recomendados. En algunos casos, puede ser necesario el uso de zapatos especiales hechos a medida.
  • Ejercicios. Los ejercicios específicos y las técnicas de estiramiento pueden ser recomendados por un fisioterapeuta.
  • Dispositivos de inmovilización: En casos más graves, se pueden usar dispositivos de inmovilización, como férulas o botas, para corregir la deformidad y mantener el pie en una posición neutral.
  • Cirugía: En situaciones donde el pie cavo causa dolor persistente o dificultades significativas, la cirugía puede ser considerada. Los procedimientos quirúrgicos pueden incluir la liberación de tejidos blandos tensos, la corrección de deformidades óseas, la transferencia de tendones o la fusión de articulaciones.

Es importante destacar que el tratamiento del pie cavo es individualizado y depende de cada caso en particular.

Enfermedades más frecuentes en niños de diez a catorce años

Enfermedades más frecuentes en niños de diez a catorce años

Enfermedades más frecuentes en niños de diez a catorce años

Te explicamos las enfermedades más frecuentes en niños y niñas de diez a catorce años y ños consejos de nuestros profesionales pediátricos

Más info Más info

Enfermedades más frecuentes en niños de cuatro a diez años

Enfermedades más frecuentes en niños de cuatro a diez años

Enfermedades más frecuentes en niños de cuatro a diez años

Te explicamos las enfermedades más frecuentes en niños en etapa escolar y los consejos de nuestros profesionales

Más info Más info

Enfermedades más comunes en niños de uno a cuatro años

Enfermedades más comunes en niños de uno a cuatro años

Enfermedades más comunes en niños de uno a cuatro años

Te explicamos las enfermedades más comunes en niños de uno a cuatro años y los consejos de nuestros profesionales

Más info Más info

Podología infantil: te explicamos el trabajo del podólogo con los niños

Podología infantil: te explicamos el trabajo del podólogo con los niños

Podología infantil: te explicamos el trabajo del podólogo con los niños

El podólogo infantil ayuda a corregir problemas en los pies de los niños, para evitar futuros problemas futuros.

Más info Más info

Entradas relacionadas

Profesionales sanitarios pedriáticos que pueden ayudarte:

Otros profesionales sanitarios infantiles que pueden ayudarte:

Publicado por:

Publicado el
Última modificación el

Encuentra al profesional infantil que buscas cerca de tu domicilio: