Bronquiolitis en niños y bebés

¿Qué es la bronquiolitis?

La bronquiolitis es una enfermedad respiratoria común que afecta principalmente a bebés y niños pequeños. Se caracteriza por la inflamación de los bronquiolos, que son las estructuras más pequeñas de los pulmones encargadas de transportar el aire hacia los alvéolos, donde ocurre el intercambio de gases.

La bronquiolitis es generalmente causada por una infección viral, siendo el virus sincitial respiratorio (VSR) el más común. También pueden estar involucrados otros virus, como el adenovirus, el rinovirus y el virus influenza.

Es importante tener en cuenta que la bronquiolitis es altamente contagiosa, por lo que se deben tomar medidas de higiene, como lavado de manos frecuente y evitar el contacto cercano con personas enfermas, especialmente durante los meses de invierno cuando la enfermedad es más común. Siempre es recomendable consultar con un médico para obtener un diagnóstico preciso y recibir las recomendaciones adecuadas para el tratamiento.

¿Cuáles son los síntomas de la bronquiolitis?

Los síntomas de la bronquiolitis pueden variar desde leves hasta graves y suelen aparecer de 2 a 3 días después de la exposición al virus. Los síntomas más comunes son:

  • Congestión nasal: La nariz del niño puede estar obstruida o con secreción nasal.
  • Tos: Puede ser seca o productiva, es decir, acompañada de la expulsión de flema o mucosidad.
  • Fiebre: Puede haber un aumento de la temperatura corporal, aunque generalmente es de baja intensidad.
  • Dificultad para respirar: Se puede observar una respiración rápida y superficial, retracción de los músculos entre las costillas y en el cuello, y aleteo nasal (movimiento rápido y visible de las fosas nasales al respirar).
  • Sibilancias: Se produce un sonido silbante al respirar, que puede ser más notorio durante la espiración.
  • Fatiga y debilidad: El niño puede estar más irritable, cansado y mostrar menos interés en la alimentación.

¿Qué prevalencia tiene la bronquiolitis en España?

La prevalencia de la bronquiolitis en España puede variar de un año a otro y también puede diferir en diferentes regiones del país. Sin embargo, la bronquiolitis es una enfermedad respiratoria común en bebés y niños pequeños en todo el mundo, incluyendo España.

En general, la bronquiolitis tiende a ser más frecuente durante los meses de otoño e invierno. Durante esta temporada, se producen brotes de infecciones virales respiratorias, siendo el virus sincitial respiratorio (VSR) el más comúnmente asociado con la bronquiolitis.

Según datos del Sistema de Vigilancia de la Gripe en España, durante la temporada 2020-2021 se notificaron un total de 42.453 casos de bronquiolitis en menores de 5 años. Estos datos reflejan la importancia de la bronquiolitis como problema de salud pública en España.

Bronquiolitis

¿Se puede prevenir la bronquiolitis?

No existe una forma garantizada de prevenir por completo la bronquiolitis, ya que es principalmente causada por infecciones virales que pueden ser difíciles de evitar por completo. Sin embargo, hay medidas que se pueden tomar para reducir el riesgo de contraer la enfermedad:

  • Lavado de manos: El lavado frecuente de manos con agua y jabón, especialmente antes de entrar en contacto con un bebé o después de estar en lugares públicos, puede ayudar a prevenir la propagación de los virus responsables de la bronquiolitis.
  • Evitar el contacto con personas enfermas: Es importante tratar de evitar el contacto cercano con personas que presenten síntomas de infecciones respiratorias, especialmente si se está en contacto con bebés o niños pequeños.
  • Ambientes limpios y libres de humo: Mantener los ambientes limpios y libres de humo de tabaco puede ayudar a reducir la exposición a irritantes respiratorios que pueden aumentar el riesgo de desarrollar bronquiolitis.
  • Lactancia materna: La lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida y la continuación de la lactancia junto con alimentos complementarios hasta al menos los 2 años de edad pueden fortalecer el sistema inmunológico del bebé y ayudar a protegerlo contra infecciones respiratorias, incluida la bronquiolitis.
  • Vacunación: Existe una vacuna llamada palivizumab que se utiliza para prevenir la infección por el virus sincitial respiratorio (VSR) en ciertos grupos de alto riesgo, como bebés prematuros o aquellos con condiciones médicas subyacentes. La administración de esta vacuna se basa en criterios específicos y debe ser recomendada por un médico.

¿Cómo puede ayudarme un fisioterapeuta pediátrico en el manejo de la bronquiolitis?

Un fisioterapeuta pediátrico puede desempeñar un papel importante en el manejo de la bronquiolitis al proporcionar intervenciones específicas para mejorar la función respiratoria y promover la recuperación del niño. Aquí hay algunas formas en las que un fisioterapeuta pediátrico puede ayudar:

  • Técnicas de fisioterapia respiratoria: Los fisioterapeutas pediátricos están capacitados en técnicas de fisioterapia respiratoria específicas que pueden ayudar a mejorar la eliminación de secreciones y la ventilación pulmonar en los niños con bronquiolitis. Estas técnicas pueden incluir la percusión y vibración torácica, drenaje postural, técnicas de tos asistida, entre otras.
  • Estimulación de la tos y el esputo: Los fisioterapeutas pediátricos pueden enseñar a los padres o cuidadores cómo estimular la tos efectiva y la eliminación de las secreciones respiratorias del niño, lo cual es especialmente útil cuando el niño tiene dificultad para expectorar.
  • Técnicas de inhalación: En algunos casos, se pueden utilizar técnicas de inhalación, como la terapia con aerosol o el uso de dispositivos de inhalación para administrar medicamentos broncodilatadores o mucolíticos. Los fisioterapeutas pediátricos pueden enseñar a los padres o cuidadores cómo utilizar correctamente estos dispositivos y optimizar el efecto de los medicamentos.
  • Ejercicios respiratorios y fortalecimiento muscular: Los fisioterapeutas pediátricos pueden recomendar y guiar ejercicios específicos para fortalecer los músculos respiratorios y mejorar la capacidad pulmonar del niño, lo cual puede facilitar una recuperación más rápida.
  • Asesoramiento y educación: Los fisioterapeutas pediátricos también pueden brindar asesoramiento y educación a los padres o cuidadores sobre el manejo adecuado de la bronquiolitis en el hogar, incluyendo técnicas de higiene respiratoria, posicionamiento adecuado y estrategias para aliviar los síntomas respiratorios.
  • Lavados nasales: Los lavados nasales son una técnica comúnmente recomendada para el manejo de la bronquiolitis en bebés y niños pequeños. Esta técnica consiste en la irrigación o limpieza de las fosas nasales con soluciones salinas suaves para ayudar a descongestionar la nariz y facilitar la eliminación de las secreciones nasales.

Consultar otras patologías pediátricas de fisioterapia infantil

Profesionales que pueden ayudarte:
Profesionales que pueden ayudarte: